Infórmate de las enfermedades en las que estamos especializados

Lupus

Lupus a Vall d'Hebron

El lupus  es una enfermedad crónica inmunológica que se caracteriza por la producción de anticuerpos. Afecta principalmente a mujeres en edad fértil, evoluciona en brotes y puede afectar a cualquier órgano.

Se caracteriza por la producción de inmunocomplejos que se depositan en cualquier órgano y producen la inflamación y, en algunos casos, incluso, lo dañan. La causa es desconocida, pero se sabe que es multifactorial. En su aparición participan factores genéticos, ambientales y hormonales.

Ello comporta una alteración en la apoptosis que implica la aparición de nuevos antígenos y la activación tanto del sistema innato como del adaptativo, que son los responsables de la producción de autoanticuerpos.

Información destacada

Los síntomas

Los síntomas más frecuentes son el dolor articular o la artritis (85-90 %) y las lesiones cutáneas (70 %), pero puede afectar a cualquier órgano.

El lupus puede afectar a diferentes partes del cuerpo:

  • sistema cardiovascular, con pleuritis y/o pericarditis
  • sistema hematológico, con leucopenia/linfopenia y plaquetopenia
  • riñón, en forma de glomerulonefritis, que afecta al 40 % de los pacientes y que, junto con las manifestaciones cerebrales, son las más graves y de peor pronóstico

 

¿A quién afecta el lupus?

El lupus afecta principalmente a las mujeres con una proporción de 9:1 en la edad fértil, aunque también puede aparecer durante la infancia y en edad avanzada.

La prevalencia es de 10/10.000 habitantes en la raza caucásica pero, aun así, es más prevalente y grave en pacientes afroamericanos e hispanos.

Con la mejora del tratamiento en los países desarrollados, la supervivencia es superior al 90 % después de 20 años de evolución, a pesar de que la afectación renal y del sistema nervioso central empeora la morbilidad y la mortalidad.

 

El diagnóstico 

Se basa en un alta sospecha clínica a partir de las manifestaciones descritas y los datos del laboratorio que evidencian la presencia de los anticuerpos antinucleares y de los anti-ADN, que son los específicos de la enfermedad. Para diagnosticarla se usan los criterios del Colegio Americano de Reumatología. Si el paciente cumple 4 de los 11 criterios, se clasifica como lupus eritematoso sistémico. 

 

El tratamiento habitual

El tratamiento varía según cada caso concreto. En general se utilizan fármacos antiinflamatorios, cortisona y antimaláricos. También se pueden utilizar inmunosupresores en los casos graves (Imurel®, metotrexato y micofenolato, por ejemplo) o para evitar los brotes, las secuelas y así reducir los corticoides. En los últimos 50 años solo se ha aprobado el belimumab o anti-BLys para el tratamiento del lupus.

 

La prevención

Por desgracia, no hay ningún tratamiento preventivo para el lupus. Lo más importante para evitar daños es hacer un diagnóstico precoz y que sean expertos los que traten la enfermedad correctamente.

Una buena educación de los enfermos en el momento del diagnóstico es fundamental  para prevenir complicaciones futuras y el seguimiento del tratamiento.

Por centros

Hospital General

Dónde se encuentra
  
Consejos de salud relacionados
  
Profesionales relacionados
Sra. Ana Elena
Ruiz Alcaraz
Supervisora de Enfermería
Medicina Interna
Sra. Julia
Salvador Lodosa
Supervisora de Enfermería
Medicina Interna
Dr. Josep
Pardos
Dra. Josefina
Cortés Hernández
 
Noticias y actividades