Infórmate de las enfermedades en las que estamos especializados

Autismo

L'autisme a Vall d'Hebron

Descripción breve de la enfermedad

El trastorno del espectro autista es un trastorno del neurodesarrollo con una prevalencia estimada a lo largo de la vida del 1%. Los síntomas nucleares incluyen déficits en la comunicación social y la presencia de intereses o actividades restringidas o repetitivas y anomalías sensoriales de inicio en la primera infancia. 

El autismo fue descrito por primera vez el año 1943 por el psiquiatra infantil Leo Kanner. Actualmente, y de acuerdo con la 5.ª edición del Manual para el Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM-V), el término Trastornos del Espectro Autista engloba aquellos trastornos que implican déficits en la comunicación social y la presencia de intereses o actividades restringidas o repetitivas y anomalías sensoriales. Todos ellos se inician en la primera infancia aunque pueden no manifestarse plenamente hasta que la limitación de las capacidades impide la respuesta a las exigencias sociales.

    

 

 

Información destacada

De acuerdo con la gravedad de los síntomas y el nivel de ayuda que precisan los afectados, se han descrito 3 grados diferentes de afectación (Grado 1, precisa ayuda; Grado 2, precisa bastante ayuda; Grado 3, precisa mucha ayuda). También se debe especificar si se acompañan o no de discapacidad intelectual, si presentan dificultades en el lenguaje, si están asociados a patología médica o genética o a un factor ambiental conocido, si están asociados a otro trastorno del desarrollo neurológico mental o del comportamiento y si están o no asociados a catatonia.

La genética tiene un papel fundamental en la etiología de los trastornos del espectro autista, junto con factores de riesgo preparto y neonatales.

 

 

Síntomas

 

Los síntomas comunes a todos los trastornos del espectro autista son:

Déficits en la reciprocidad socioemocional, en la comunicación no verbal y en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones sociales. Por otra parte, un mínimo de dos síntomas de los siguientes:

a) movimientos, utilización de objetos o habla estereotipados o repetitivos.

b) rigidez cognitiva

c) intereses restringidos y

d) hiper o hiporreactividad a los estímulos sensoriales o interés inusual por aspectos sensoriales del entorno.

 

 

¿A quién afecta la enfermedad?

 

Los trastornos del espectro autista se pueden observar en personas de todo el mundo y en todos los grupos raciales, étnicos y socioeconómicos. Este trastorno ocurre 4 veces más a menudo en niños que en niñas.

 

 

El diagnóstico

 

El diagnóstico es observacional por parte del psiquiatra infantil y del neurólogo pediátrico.

También se recomienda una valoración por un equipo multidisciplinar. Es necesario incluir una evaluación del individuo, entrevista de cuidadores u otros informantes, información de la escuela o lugar de trabajo y realizar una evaluación del nivel cognitivo y del lenguaje. Además, se deben realizar exploraciones complementarias (analíticas, genéticas, pruebas de neuroimagen) en caso de que se sospeche una etiología concreta. Los análisis genéticos pueden detectar una causa etiológica hasta en un 10% de los casos aproximadamente.

 

 

El tractamento habitual

 

Hoy en día no se dispone de suficiente evidencia científica para recomendar de forma rutinaria el uso de ningún fármaco específico para el abordaje de los síntomas nucleares de los TEA. Pero sí que se dispone de fármacos eficaces para tratar las comorbilidades médicas o psiquiátricas, a menudo frecuentes, en estos trastornos.

Es necesario iniciar un abordaje psicoterapéutico de forma precoz así como utilizar estrategias educativas en las aulas de acuerdo con la gravedad del trastorno psiquiátrico.

La detección precoz, el abordaje psicoterapéutico y las diferentes aproximaciones educativas hacen que el aprendizaje y la conducta social de los afectados mejore sustancialmente y tengan una calidad de vida que les permita una cierta autonomía e independencia en el día a día.

La investigación tanto de la estructura como de la conectividad cerebral, y en paralelo los estudios genéticos, permiten que se pueda pensar cada vez más en tratamientos eficaces para este trastorno. De hecho actualmente hay diversos ensayos clínicos en marcha que tienen como diana terapéutica los síntomas nucleares de los TEA.

 

 

Las pruebas más habituales

 

Existe un conjunto de pruebas que pueden ayudar a descartar otras afectaciones asociadas o una etiología concreta de la clínica del autismo como son el electroencefalograma, las pruebas de neuroimagen y pruebas analíticas para descartar enfermedades metabólicas. El estudio genético es necesario en caso de que se sospeche que hay una alteración genética específica.

 

 

Prevención

 

Las visitas pediátricas de control evolutivo del niño sano son fundamentales para la detección precoz.

 

Por centros

Hospital General

Dónde se encuentra

Hospital de Traumatología, Rehabilitación y Quemados

Dónde se encuentra

Servicios transversales

Dónde se encuentra

Hospital MaternoInfantil

Dónde se encuentra
     
Profesionales relacionados
Dr. Josep Antoni
Ramos Quiroga
Investigador Principal
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Psiquiatría
Investigador Principal
Psiquiatría
Sr. Alex
Ginés Puertas
Responsable/Coordinador
Medicina Física y Rehabilitación
Sra. Laura
Yague Velasco
Supervisora d'Infermeria
Medicina Física y Rehabilitación
Sra. Mª Thais
Ballabriga Córdoba
Asistenta Social
Psiquiatría
Dra. Maria Pilar
Lusilla Palacios
Dr. David
Gómez Andrés
Médico
Neurología Pediátrica
Dra. Alba
Gómez Garrido
Médico
Medicina Física y Rehabilitación
Dra. Susana
Rodriguez Gonzalez
Médico
Medicina Física y Rehabilitación
Dra. Mar
Meléndez Plumed
Médico
Medicina Física y Rehabilitación
Dra. Raquel
Vidal Estrada
Dra. Amanda
Rodriguez Urrutia
Investigadora
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Investigadora
Psiquiatría
Dra. Mar
Ramos Gascon
Dra. María Sonsoles
Cepeda Diez