Infórmate de las enfermedades en las que estamos especializados

Angina de pecho

angina de pit Vall d'Hebron

La angina de pecho se caracteritza por un dolor opresivo fuerte en el pecho que se irradia al cuello y al brazo izquierdo, es una manifestación de falta de oxígeno en el corazón. Usualmente se debe a una afectación de las arterias coronárias que son las arterias encargadas de llevar el oxigeno al tejido cardíaco.

La angina de pecho revela lesión de las arteries coronárias. Esta lesión se produce usualmente por arterioesclerosis de las arterias coronárias. Los factores de riesgo que pueden desarrollar arterioesclerosis en este territorio arterial, son el tabaco, la dislipémia sanguínea, la diabetis, y factores genéticos todavía poco conocidos. Una denominación más genérica de este trastorno, que comprende también el infarto de miocardio, es el de la cardiopatia isquémica.

 

 

Información destacada

 

Los síntomas 


El dolor intenso de aparición brusca y que se intensifica en el curso de minutos en el pecho, es característico. Se acompaña de sudoración, náuseas, vómitos y se puede irradiar por todo el pecho, al brazo izquierdo, y al cuello y parte inferior de la cara.

Hay que diferenciar la angina de pecho del dolor que puede producir una pericarditis (inflamación de la membrana que rodea el corazón), de la hernia de hiato y de dolores de origen osteomuscular. También se puede confundir con una indigestión.


¿A quién afecta la enfermedad?


Afecta a todos los grupos de edad en la vida adulta. En la infancia es excepcional. Hay una correlación con la edad (aumenta el riesgo al aumentar la edad), y hay una ligera predominancia para el sexo masculino.


El diagnóstico 


Se basa en la observación clínica, en el electrocardiograma, y en la determinación de diferentes parámetros sanguíneos que revelan afectación de la musculatura cardíaca. El diagnóstico se puede hacer en el curso de una crisis de dolor, o bien con una prueba de esfuerzo para evidenciarla, siempre bajo estricto control médico.

La prueba diagnóstica definitiva es el cateterismo cardíaco, que revela las zonas de obstrucción y permite en muchas ocasiones resolver la obstrucción durante la misma prueba.


Las pruebas más habituales


Son el electrocardiograma, el ecocardiograma, la resonancia nuclear magnética del corazón, y también el cateterismo cardíaco que tiene una finalidad diagnóstica y terapéutica por qué permite mejorar la obstrucción de las arteries coronarias.



El tratamiento habitual 


Va dirigido a suprimir los factores de riesgo, sobre todo el tabaco, y a favorecer el riego sanguíneo del corazón, con el uso de diferentes sustancias vasodilatadoras.

La educación sanitaria es fundamental en el caso de sufrir una angina de pecho, para evitar los factores desencadenantes (ejercicio brusco e intenso sin calentamiento previo) y los factores de riesgo (tabaco y alteración de las grasas sanguíneas).

Los fármacos vasodilatadores coronarios son numerosos y de familias farmacológicas diferentes. Todos tienen en común que mejoran el flujo sanguíneo coronario. El control de la hipertensión arterial, es fundamental para reducir el trabajo cardíaco y la sobrecarga de todos los territorios vasculares.

El cateterismo cardíaco, consiste en la introducción por una arteria de la pierna o brazo, de un catéter que permite llegar al corazón y detectar con el uso de un contraste la obstrucción coronaria. Y permite a la vez solucionar la obstrucción por medio de un dilatador o con la colocación de un stent (pieza artificial que permite mantener abierto el paso de la sangre por la arteria coronaria).

La cirugía cardíaca permite la reconstrucción coronaría, con el uso de arterias artificiales o con el uso de venas del propio paciente, que se pueden extraer de otros territorios, como por ejemplo las piernas. Tiene la ventaja de que la reconstrucción es más perfecta y el inconveniente que supone una cirugía abierta con el uso de circulación extracorpória.


Prevención

 
El tabaco es un gran factor de riesgo para desarrollar la angina de pecho. Hace falta su exclusión absoluta. 

También es importante el control de las grasas de la sangre, una dieta sana y el ejercicio leve o moderado regular y continuado en el tiempo, de una manera periódica.

Un aspecto adicional importante, en el caso de sufrir angina de pecho, es la información en relación a poder hacer una vida normal, durante muchos años, con el seguimiento estricto de la medicación y de los controles pertinentes. Muchas personas han tenido longevidad con pocos problemas después de haber tenido una angina de pecho, con un control estricto de la enfermedad.

Por centros

Hospital General

Dónde se encuentra
     
Profesionales relacionados
Dr. Ignacio
Ferreira González
Jefe de Sección
Cardiología
Dra. Laura
Dos Subirà
Jefe de Sección
Cardiología
Investigador Principal
Enfermedades cardiovasculares
Dra. Ana Belén
Méndez Fernández
Coordinador Médico
Cardiología
Dra. Antonia
Sambola Ayala
Dra. Berta
Miranda Barrio
Dra. Laura
Galian Gay
Dra. Gisela
Teixido Tura
Dra. Asunción
Torrents Fernández
Sra. Ariadna
Ruiz Tarancón
Auxiliar de Hotelería
Unidad de Cuidados Coronarios