Infórmate de las enfermedades en las que estamos especializados

Infarto de Miocardio

Infart de Miocardi Vall d'Hebron

El infarto de miocardio representa uno de los diagnósticos más comunes en nuestros hospitales. Se presenta cuando la sangre que llega al tejido cardíaco a través de las arterias coronarias es insuficiente y comporta la muerte de una parte del músculo cardíaco, el miocardio, y aunque es un diagnóstico que comporta gravedad, en la mayoría de los casos se puede reanudar una vida normal.

El infarto de miocardio es una manifestación de la cardiopatía isquémica, como también lo es la angina de pecho. En la angina de pecho se presenta una temporal falta de oxígeno en el tejido cardíaco que comporta una lesión que es recuperable. En el caso de infarto de miocardio hay una verdadera muerte de una parte del miocardio. El resto de miocardio usualmente puede compensar este hecho, pero puede dar lugar, de forma aguda o crónica, a una insuficiencia cardíaca

 

Información destacada

Los síntomas

 

El síntoma más importante es el dolor en el pecho generalmente en reposo y persistente. También muchas veces se produce sudoración, palidez o ganas de vomitar. El dolor puede irradiarse a los brazos, el cuello o las muelas. En algunos casos puede haber dificultad para respirar (insuficiencia cardíaca) o incluso empezar con pérdida del conocimiento.

 

 

¿A quién afecta la enfermedad?

 

Afecta con mayor incidencia a medida que avanza la edad. Es más frecuente en hombres que en mujeres antes de la menopausia, pero después los principales factores de riesgo son tabaco, diabetes, obesidad, colesterol, hipertensión arterial y antecedentes familiares de cardiopatía isquémica.

 

 

El diagnóstico

 

La prueba más importante es el electrocardiograma. También la determinación sanguínea de la troponina, una enzima que se libera cuando hay afectación miocárdica. Puede estar indicado realizar un cateterismo de urgencia para restablecer el flujo coronario. El cateterismo cardíaco consiste en introducir un catéter hasta las arterias coronarías para visualizar la obstrucción y tratar de solucionarla.

En caso de presentar síntomas compatibles con un infarto de miocardio es muy importante llamar inmediatamente al 112 y no ir a urgencias por cuenta propia. El 112 nos asesorará, enviará un equipo que elaborará el diagnóstico, iniciará el tratamiento y nos llevará con seguridad al hospital.

 

 

Tratamiento habitual

 

El tratamiento depende de si hay signos en el ECG que indiquen que existe una oclusión completa de una arteria coronaría importante. En este caso el tratamiento está dirigido a restablecer el flujo coronario de forma emergente; cada minuto que pasa sin abrir la arteria el infarto se hace mayor. La forma más normal de hacerlo es mediante un cateterismo cardíaco y la implantación de un stent. Los equipos del 112 llevan al enfermo directamente a la Unidad de Hemodinámica donde se le abre la arteria, sin pasar por Urgencias. Cuando se prevé una demora para la realización del cateterismo (larga distancia al hospital) el equipo del 112 puede administrar un fármaco fibrinolítico (que disuelve en parte o totalmente el coágulo sanguíneo que haya podido interrumpir el flujo coronario). Cuando no hay signos de oclusión coronaría completa en el ECG, no se realiza cateterismo emergente. En todo caso el tratamiento para inhibir la formación de trombos es una parte esencial del tratamiento.

La gravedad de un infarto, como la de un incendio, depende fundamentalmente de su extensión, que determina su impacto sobre la calidad de vida y la supervivencia. Los infartos muy grandes pueden conducir a la aparición de insuficiencia cardíaca y arritmias y requerir tratamientos específicos. En todos los casos está indicada la medicación para la prevención del trombo, el control de los factores de riesgo y, además, es muy beneficiosa la participación en un programa de rehabilitación cardíaca a fin de que el paciente vuelva a su vida normal.

Varios programas de investigación trabajan para encontrar tratamientos capaces de disminuir las consecuencias de una oclusión coronaría, sea haciendo que el infarto sea más pequeño, o evitando la progresión posterior a insuficiencia cardíaca y arritmias. Todavía faltan años para que esta aproximación sea una realidad en la clínica diaria.



Las pruebas habituales

 

Electroencefalograma, analítica, cateterismo cardíaco.

Por centros

Hospital General

Dónde se encuentra
     
Profesionales relacionados
Dr. David
García-Dorado García
Dra. Asunción
Torrents Fernández
Sra. Ariadna
Ruiz Tarancón
Auxiliar de Hotelería
Unidad de Cuidados Coronarios