Infórmate de las enfermedades en las que estamos especializados

Cervicalgia

Cervicàlgia

La cervicalgia es el dolor que aparece en la región de la columna cervical, parte posterior del cuello. A veces este dolor puede irradiar hacia la cabeza y los brazos, o también hacia la zona dorsal, la zona media de la espalda. La columna cervical tiene una doble función: debe ser estable para aguantar el peso de la cabeza y también flexible para permitir un amplio rango de movimiento y tener una adecuada funcionalidad. Asimismo, la columna cervical contiene la médula espinal, de la cual salen los nervios que dan función a las extremidades superiores. 

Información destacada

La columna cervical está formada por siete vértebras, separadas entre sí por los llamados discos intervertebrales (cojines fibrocartilaginosos). A partir de los 35 años y como consecuencia de los miles de movimientos, como la flexión, extensión y rotación, pueden aparecer molestias cervicales y dolor.

Para mantener la cabeza en una posición normal, los músculos de la parte posterior del cuello deben trabajar adecuadamente, dado que cabeza y cuello no se unen en un punto central, sino que el apoyo es en su parte posterior. Las tensiones musculares para mantener la cabeza en una posición correcta, así como la afectación de las pequeñas articulaciones de estas vértebras cervicales (artrosis), son causa frecuente de dolor en la región cervical.

Las causas mecánicas y posturales son habitualmente las responsables de las llamadas cervicalgias. Como consecuencia de estos cambios se pueden producir lesiones por la compresión sobre las estructuras nerviosas que pasan por la región cervical. Los discos intervertebrales pueden desplazarse hacia adelante o sobresalir, incluso herniarse, y afectar a estructuras nerviosas. 

 

Prevalencia

La cervicalgia es uno de los motivos más frecuentes de visita a la consulta médica. Sabemos que hasta un 70 % de la población ha presentado este problema en algún momento de su vida.

Las malas posturas, el uso de las nuevas tecnologías, los hábitos laborales, accidentes de tráfico, el envejecimiento de la población, el estrés o las preocupaciones justifican su elevada incidencia. 

 

Diagnóstico

El diagnostico fundamental se basa en las características y mecanismos del dolor, así como en la exploración.

El dolor cervical puede ser mecánico o inflamatorio. El mecánico es el más habitual, empeora con el movimiento y mejora con el reposo. Es el dolor causado por el desgaste, la práctica de actividades deportivas, algunos tipos de trabajo más mecánicos, la existencia de traumatismos previos y problemas degenerativos.

El dolor de tipo inflamatorio sugiere inflamación, infección y tumores. Son dolores constantes que no ceden con el reposo ni con la medicación. Suelen acompañarse de otros síntomas como fiebre, afectación del estado general, signos neurológicos... El médico valorará si hay que realizar alguna prueba y cuál es la más indicada en cada caso. 

 

Tratamiento habitual

En general, la cervicalgia mecánica mejora en 2 o 3 semanas. 

El tratamiento debe incluir:

  • Controlar las posturas que se realizan.
  • Evitar actividades que generen dolor.
  • Realizar ejercicios y estiramientos suaves en casa.
  • Aplicar calor seco para aliviar el dolor.

La toma de analgésicos para el dolor, tipo paracetamol, puede ayudar a controlarlo. Otros tratamientos, como antiinflamatorios o relajantes musculares, serán indicados por el médico en caso necesario. Si el dolor persiste o aparecen síntomas nuevos o distintos se deberá consultar con el médico.

Es importante mantener la cabeza en una buena posición y corregir la postura. Para ello son muy útiles los ejercicios de fortalecimiento de los músculos posteriores cervicales, los extensores, para que mantengan un correcto enderezamiento postural. Esto evitará que el dolor reaparezca o se cronifique. 

 

Pruebas más habituales

Generalmente, una cervicalgia aguda no requiere ninguna prueba diagnóstica. Con una radiografía convencional se pueden valorar las vértebras cervicales y permite realizar un diagnóstico en la mayoría de los casos.

Por otra parte, es muy frecuente encontrar en la radiografía signos de artrosis, como por ejemplo los pinzamientos, que no implican ningún tipo de tratamiento. 

Si el cuadro clínico lo requiere, el medico decidirá, en función de los síntomas, si se deben realizar pruebas neurológicas como el TAC (tomografía axial computarizada), RMN (resonancia magnética nuclear) o EMG (electromiograma). Estas pruebas son para diagnosticar lesiones más severas o afectación de los nervios de la columna cervical.

Por centros

Hospital de Traumatología, Rehabilitación y Quemados

Dónde se encuentra
      
Profesionales relacionados
Dra. Judith
Sanchez Raya
Jefe de Servicio
Medicina Física y Rehabilitación
Dr. Joan
Minguell Monyart
Jefe de Servicio
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Cirugía reconstructiva del aparato locomotor
Sra. Teresa
Sanclemente Boli
Supervisora d'Infermeria
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Dr. Enric
Castellet Feliu
Jefe de Sección
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Sr. Alex
Ginés Puertas
Responsable/Coordinador
Medicina Física y Rehabilitación
Sra. Silvia
Bosch Raventos
Supervisora d'Infermeria
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Dr. Daniel
Pacha Vicente
Coordinador Médico
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Sra. Laura
Yague Velasco
Supervisora d'Infermeria
Medicina Física y Rehabilitación
Dr. Carles
Amat Mateu
Médico
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Investigador
Cirugía reconstructiva del aparato locomotor
Dr. Ramon
Arroyo Aljaro
Médico
Medicina Física y Rehabilitación
Dr. Àlex
Lluch Bergadà
Médico
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Dr. Ignacio
Esteban Feliu
Médico
Cirugía Ortopédica y Traumatología
Dra. Susana
Rodriguez Gonzalez
Médico
Medicina Física y Rehabilitación