Vall d’Hebron estrena una Unidad de Arritmias con más capacidad para hacer diagnósticos y tratamientos innovadores para atender el aumento de alteraciones del ritmo cardíaco

La nueva Unidad de Arritmias cuenta con dos laboratorios de electrofisiología con tecnología punta donde se pueden diagnosticar y tratar a la vez arritmias lentas (bradicardias) y rápidas (taquicardias), tanto de adultos como de niños

15/12/2021

El corazón no tiene tiempo para distraerse. Se tiene que concentrar en latir. Lo hace con una frecuencia de poco más de una vez por segundo, lo cual equivale a 100.000 veces al día en adultos y hasta 200.000 en bebés. Y no puede parar: su trabajo es bombear la sangre con la fuerza suficiente para que llegue a todos los rincones del cuerpo. El corazón es una bomba de menos de un kilo y medio que se divide en cuatro cámaras: dos aurículas y dos ventrículos –la sangre entra por las aurículas y sale por los ventrículos–. A pesar de trabajar con un ritmo implacable, la maquinaria del corazón puede fallar de diferentes maneras. “Por ejemplo, puede saltarse o añadir un latido por un error en el impulso eléctrico. De este trastorno del ritmo cardíaco se dice arritmia”, explica la Dra. Nuria Rivas, jefa de la Unidad de Arritmias del Hospital Universitari Vall d’Hebron. “Una arritmia es una alteración del ritmo cardíaco. Hay arritmias peligrosas y otras que no comportan riesgo vital, pero que pueden ser sintomáticas y afectar la calidad de vida”, matiza.

Para avanzar en el diagnóstico y el tratamiento de esta patología, el Hospital Universitari Vall d’Hebron ha puesto en marcha una nueva Unidad de Arritmias. “Hemos pasado de tener una sala de electrofisiología a dos donde realizamos procedimientos invasivos, como estudios de conducción para el manejo del paciente con síncope, ablaciones cardíacas o implantación de dispositivos como marcapasos y desfibriladores. Gracias a la tecnología actual, los electrofisiólogos pueden hacer diagnóstico y tratamiento en una misma sesión”, explica la Dra. Nuria Rivas. Por cada quirófano, pueden pasar entre dos y tres pacientes cada día. “Este salto permite atender a más pacientes en un momento en que epidemiológicamente hay un aumento de las arritmias, entre otras cosas, porque la esperanza de vida crece y el envejecimiento de la población se asocia a factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión o la diabetes. También porque mejora la esperanza de vida de los y las pacientes con cardiopatías, gracias a tratamientos quirúrgicos y percutáneos, así como la supervivencia de personas que han sufrido un infarto y que con el tiempo pueden desarrollar una arritmia”, describe la Dra. Nuria Rivas.

Tecnología punta al servicio de los y las pacientes

Hay dos tipos de arritmias. “Cuando el ritmo cardíaco es demasiado lento, la patología se conoce como bradicardia, y cuando es demasiado rápido, taquicardia. Y para cada una hay un diagnóstico y tratamiento diferenciado”, añade el Dr. Ferran Rosés, coordinador clínico de Cardiología Pediátrica y experto en el diagnóstico y tratamiento de arritmias durante la edad pediátrica. Las taquicardias se pueden tratar introduciendo un catéter en el corazón y quemando el punto donde se produce el error en la señal eléctrica. Las salas de electrofisiología de la nueva Unidad de Arritmias cuentan con tecnología innovadora para hacer tratamientos complejos. Disponen de aparatos de rayo X de última generación que permiten minimizar la dosis de radiación, así como sistemas de navegación 3D que permiten visualizar el corazón de los y las pacientes y los catéteres para tratar las arritmias en tiempo real a través de un ordenador, sin tener que utilizar radiación ionizante, que con el tiempo puede tener efectos secundarios.

“De este modo, podemos evaluar el sistema eléctrico y detectar un error. En caso de taquicardia, la reconstrucción en tres dimensiones de las cavidades cardíacas y su activación eléctrica permite crear mapas de colores del voltaje y la secuencia de activación eléctrica. Esto facilita las ablaciones, es decir, quemar con precisión el punto donde se genera la arritmia”, añade el Dr. Ferran Rosés. Estas nuevas tecnologías suponen un salto adelante en los tratamientos de niños y adultos con cardiopatías congénitas. Como son altamente complejas, estos pacientes requieren ser atendidos en centros con tecnología punta como Vall d’Hebron.

Por otro lado, las bradicardias se pueden tratar con la implantación de un marcapasos, mientras que las arritmias con riesgo de muerte repentina se tratan con la implantación de un desfibrilador automático implantable. En cualquier de los casos, la clave es el diagnóstico. Y no siempre es fácil. Las arritmias pueden dar síntomas como palpitaciones, mareos, sensación de ahogo, dolor en el pecho o sensación que cada latido es diferente. En estos casos es recomendable consultar con un profesional. Algunas arritmias pueden ser causa de una muerte repentina. “A pesar de que son una minoría”, puntualiza la Dra. Nuria Rivas.

La manera más fácil de detectar una arritmia es con un electrocardiograma, pero dependiendo de si ésta es persistente o intermitente costará más o menos hacer el primer diagnóstico. Los deportistas de alta competición son sometidos a pruebas periódicas que se traducen en una prueba de esfuerzo, un electrocardiograma y un ecocardiograma. “Con ellas, sabemos si hay una alteración estructural del corazón, por ejemplo”, explica la Dra. Nuria Rivas. “Pero tener unos resultados sin ninguna alteración no garantiza que la persona no pueda hacer una arritmia”, avisa.

Dentro de la Unidad de Arritmias

“El eje central de la unidad de arritmias es la sala de electrofisiología cardíaca. Es el lugar donde podemos hacer los estudios invasivos para su diagnóstico y tratamiento. Pero hay otras áreas igualmente relevantes por el seguimiento de nuestros pacientes”, describe Gabi Pascual, enfermero de la Unidad de Arritmias. En la consulta de seguimiento de dispositivos cardíacos implantables se siguen a pacientes portadores de marcapasos y desfibriladores, así como pacientes portadores de Holters subcutáneos de larga duración que pueden ayudar en el diagnóstico del síncope de origen desconocido. Además del control presencial, a muchos de estos pacientes se les ofrece la posibilidad de hacer seguimiento remoto de sus dispositivos mediante un transmisor que dejan en su casa. Esto facilita el diagnóstico precoz de acontecimientos arrítmicos o posibles disfunciones de los dispositivos que pueden ser especialmente importantes en pacientes de riesgo o en población pediátrica.

“Actualmente, por monitorización remota seguimos a cerca de 2.000 pacientes. El equipo de enfermería valora las diferentes transmisiones de forma diaria. Si ante una alerta se tiene que hacer una actuación, se comenta con el equipo médico y, si se considera necesario, se cita al o la paciente. El objetivo es siempre tratar de adelantarnos a cualquier incidente”, explica Gabi Pascual. En la sala de procedimientos mínimamente invasivos se hacen diferentes tipos de pruebas. Una de las que tiene más relevancia clínica son las pruebas de provocación farmacológica que pueden ser útiles para desenmascarar patrones de arritmias que podrían pasar desapercibidas y a veces pueden llegar a ser muy graves. “Además, en esta sala se ponen Holter de acontecimientos, una grabadora de la medida de un lápiz de memoria que se implanta de modo subcutáneo junto al esternón y permite la monitorización remota del ritmo cardíaco durante unos tres años”, continua explicando Gabi Pasqual.

Finalmente, la consulta de Holter de 24h permite hacer un registro del electrocardiograma de forma continua. Es una herramienta clave en el seguimiento de los pacientes de Cardiología y otras especialidades. Con la nueva Unidad, se ha aumentado el número de grabadoras con el objetivo de dar salida al elevado número de peticiones solicitadas por esta prueba.

Referente en cardiopatías familiares y tratamientos en niños

Vall d’Hebron es Centro, Servicio y Unidad de Referencia (CSUR) en cardiopatía familiar y miembro de la red de referencia ERN GuardHeart. “Los niños se visitan en el Hospital Infantil, pero en la Unidad de Arritmias hacemos diagnósticos y tratamientos”, explica el Dr. Ferran Rosés. Dentro del compromiso de construir un hospital amable, la nueva unidad cuenta con pantallas recreativas y música para que los y las pacientes se relajen antes, durante o después de una intervención. “Tenemos una unidad altamente especializada, pero muy humana”, concluye el Dr. Ferran Rosés.

Compártelo:

Subscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Hospital Universitari Vall d'Hebron - Institut Català de la Salut.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento.
Procedencia: El propio interesado.