Celebramos la Semana de la Continencia en Vall d’Hebron

Vall d'Hebron ha celebrado la Semana de la Continencia, en la que doctores y doctoras, profesionales de enfermería y fisioterapia implicados en su tratamiento han reflexionado a lo largo de tres jornadas

22/06/2023

Hombres y mujeres pueden sufrir pérdida involuntaria de orina y/o heces en algún momento de la vida, como síntoma en el curso de una enfermedad o una alteración por sí misma. Para romper tabúes y falsas creencias y visibilizar un problema de salud que hoy en día, muchos de los afectados, a menudo, llevan en secreto, Vall d’Hebron ha celebrado la Semana de la Continencia, donde médicos y médicas, profesionales de enfermería y de fisioterapia implicados en su tratamiento del Hospital Infantil y el Hospital de la Mujer, el Hospital de Traumatología, Rehabilitación y Quemados y Parque Sanitario Pere Virgili han reflexionado sobre salud y continencia a lo largo de tres jornadas. "Queremos romper con el mito que la incontinencia sea solo un problema salud femenino asociado al parto", explica Ruth Fernández, enfermera supervisora del área ambulatoria del Hospital Infantil y de la Mujer, que ha contribuido a organizar la primera Semana de la Continencia. "También pueden desencadenarla problemas con la próstata, cirugías oncológicas, lesiones neurológicas, infecciones urinarias y otras patologías, así como determinados tipos de medicamentos. Factores como la obesidad, la tos crónica y la menopausia empeoran también la incontinencia urinaria", añade Ruth Garcia.

La primera charla de la Semana de la Continencia, a cargo de las enfermeras Miriam Asensio, Ana Herraiz y Pilar López, y la fisioterapeuta Cristina Cucalón, llevó por título precisamente 'Cazadores de Mitos'. En su comparecencia, se puso de relieve cómo es de importante que las personas con problemas de continencia busquen asesoramiento profesional de expertos. "Es un problema de salud que todavía genera vergüenza. A la consulta de suelo pélvico nos llegan pacientes que sufren incontinencia desde hace diez años y a veces presentan incluso sintomatología depresiva porque no han comunicado a nadie su problema de salud o lo han hecho y se los han minimizado diciendo que es algo normal", expone Míriam Asensio, enfermera del Hospital de la Mujer y especialista en suelo pélvico. Es imprescindible consultar el problema de continencia a personal sanitario especializado para recibir un tratamiento adecuado y no hacer uso de dispositivos pelviperineales sin prescripción médica, que tienen indicaciones y contraindicaciones y son de manejo complicado.

En muchos casos, la pérdida de orina y/o heces puede mejorar sin necesidad de recurrir a una operación quirúrgica, después de un tratamiento multidisciplinario, educación sanitaria y empoderando a los y las pacientes porque se hagan responsable de su autocuidado. "Valoramos al paciente caso por caso y el tipo de continencia que presenta, si es de urgencia, que experimenta la necesidad urgente de hacer sus necesidades y no se puede aguantar, o de esfuerzo y estrés, cuando hace un esfuerzo físico como reír o estornudar, también si se trata de una incontinencia transitoria o persistente", añade la Dra. Teresa Crespo, médica rehabilitadora de la Unidad de Suelo Pélvico. "Se encarga de que los pacientes escriban un diario miccional y se detecta hábitos y estilos de vida que pueden corregirse para mejorar su pronóstico. En función de esta valoración personalizada, decidimos si hace falta rehabilitación y el tipo de ejercicios más adecuados para ayudarlo o si se requiere un tratamiento farmacológico o quirúrgico". La Semana de la Continencia cerró con un taller de concienciación corporal a cargo de la fisioterapeuta Cristina Cucalón, puesto que tomar conciencia del propio cuerpo, el suelo pélvico y los hábitos higiénicos dietéticos muchas veces mejoran los problemas de continencia.

La segunda jornada, el martes 20 de junio, se centró en salud y continencia en etapa perigestacional y fue a cargo de la Dra. Nuria Rodríguez, del Servicio de Obstetricia y Ginecología de Vall d’Hebron; la comadrona Alba Crespo y la fisioterapeuta Laura Camprubí. La debilitación de los músculos de suelo pélvico desprendido del parto es efectivamente una de las causas más conocidas como desencadenante de la continencia, pero en el Hospital de la Mujer llegan mujeres de todas las edades, de chicas jóvenes a señoras de edad avanzada. Controlar la ingesta de líquidos, evitar el sobrepeso y la vida sedentaria pueden ayudar a mejorar la incontinencia.

"Queremos romper con el mito que la incontinencia sea solo un problema salud femenino asociado al parto.También pueden desencadenarla problemas con la próstata, cirugías oncológicas, lesiones neurológicas, infecciones urinarias y otras patologías, así como determinados tipos de medicamentos. Factores como la obesidad, la tos crónica y la menopausia empeoran también la incontinencia urinaria"

Compártelo:

Notícies relacionades

Professionals

Subscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vallhebron.cat, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Hospital Universitari Vall d'Hebron - Institut Català de la Salut.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento.
Procedencia: El propio interesado.