La prevención es la mejor opción

Sistemas de nebulización para pacientes con fibrosis quística

Consells de salut per a pacients amb fibrosi quística a Vall d'Hebron

La fibrosis quística es una enfermedad multisistémica que afecta a las glándulas exocrinas y se transmite con carácter autosómico recesivo. La enfermedad se caracteriza por la acumulación de mucosidad espesa y viscosa en los pulmones, el tubo digestivo y otras áreas del cuerpo.

Información destacada

La falta de eliminación efectiva de la mucosidad inicia y exacerba la enfermedad pulmonar de la fibrosis quística y da lugar a la incapacidad de prevenir y erradicar de forma efectiva la infección bacteriana.

En la fibrosis quística la terapia inhalada mejora:

  • Las propiedades y la movilidad de la mucosidad
  • La hidratación de la superficie de la vía aérea
  • El aclaramiento mucociliar y la función pulmonar

 

La aerosolterapia

Es una modalidad de tratamiento basada en la administración de sustancias en forma de aerosol por vía inhalatoria. Un aerosol es una suspensión estable de partículas sólidas o líquidas en el aire, como el oxígeno.

La ventaja principal de la aerosolterapia es que el aerosol se deposita directamente en el tracto respiratorio, lo que permite unas mayores concentraciones de la sustancia convertida en aerosol en el árbol bronquial y pulmonar y con menos efectos secundarios que si se utiliza la vía sistémica.

 

Tipo de sistemas de nebulización más utilizado en fibrosis quística

Un nebulizador es un dispositivo utilizado para administrar soluciones o suspensiones de fármacos, en forma líquida, por vía inhalatoria a través de una mascarilla o de una pipeta (en función de las preferencias personales del paciente y las indicaciones del personal médico).

Los nebulizadores pueden clasificarse segundo el tipo de compresor que utilizan para generar las partículas a inhalar. Son preferibles los modelos que son fáciles de montar y desmontar para los pacientes.

Actualmente se distinguen tres tipos de nebulizadores:

  • Los nebulizadores neumáticos o tipo “jet”. Son los más utilizados en la práctica clínica y tienen un tamaño variable. El nebulizador funciona generalmente por medio de aire comprimido u oxígeno que entra a través de un pequeño orificio. El aumento de la velocidad del aire provoca una caída de presión que succiona el líquido que se debe nebulizar a través de un tubo de alimentación hacia la salida a gran velocidad y en pequeñas gotas.
  • Los nebulizadores ultrasónicos. Su funcionamiento se basa en aplicar en un cristal de cuarzo una corriente eléctrica de alta frecuencia, que produce una vibración que se transmite a un medio líquido y este la transmite a la sustancia que se nebulizará. Así se consigue producir un efecto vapor o niebla. Una vez producido, el aerosol es arrastrado por un flujo de aire hacia el paciente. 
  • Los nebulizadores de malla. En estos dispositivos el aerosol se genera al pasar el líquido por una malla.

 

Utilización de los sistemas de nebulización

Los sistemas de nebulización están compuestos por una cámara de nebulización donde se introduce el líquido a nebulizar y se genera el aerosol, y de una fuente de energía necesaria para hacer funcionar el nebulizador.

Uno de los riesgos asociados al uso de los nebulizadores es el de la infección pulmonar, de modo que el reservorio se tiene que limpiar muy bien cada vez que se utiliza.

Al finalizar una nebulización se deben desmontar todas las piezas del sistema para lavarlas con agua caliente y jabón. Posteriormente se tienen que aclarar, secar completamente al aire y guardarlas en un lugar seco.

Se recomienda que la primera dosis de un fármaco se administre en el hospital para comprobar si aparecen efectos adversos.

El tratamiento inhalado se da a los pacientes y cuidadores y se les proporcionará una buena educación sanitaria con respecto al manejo, funcionamiento, limpieza y mantenimiento de los diversos dispositivos, así como a la preparación de la medicación, incidiendo y poniendo énfasis en el cumplimiento del tratamiento.

 

Pasos que se deben seguir para administrar medicación nebulizada

  • Hay que lavarse las manos.
  • Se tiene que preparar y administrar la medicación de forma correcta y segura: dosis, fármaco, día, caducidad.
  • Es necesario preparar y comprobar los sistemas de nebulización.
  • Broncodilatador de acción rápida (salbutamol con cámara de inhalación). Se debe prevenir el broncoespasmo.
  • Se tienen que esperar 15 minutos y a continuación inhalar la medicación prescrita.
  • Una vez finalizada la terapia, hay que seguir una buena higiene y enjuagar la boca para evitar infecciones y mal aliento.
Especialidades asistenciales
  
Profesionales relacionados
Dra. Blanca
Vilá Indurain
Médico
Neumología, alergología y fibrosis quística
Dra. Sandra
Rovira Amigo
Médico
Neumología, alergología y fibrosis quística
Dra. Ines
de Mir Messa
Investigadora
Crecimiento y desarrollo
Investigadora
Neumología, alergología y fibrosis quística
Noticias y actividades