La prevención es la mejor opción

Síndrome de Asperger

Síndrome d'Asperger a Vall d'Hebron

Los pacientes con el síndrome de Asperger necesitan un entorno estable y previsible al que se puedan adaptar fácilmente. Es clave para su bienestar que establezcan rutinas según sus intereses, que se organicen el tiempo, que se evite la inactividad o la dedicación excesiva y que no se provoquen cambios bruscos. Aunque este síndrome no tiene cura, un tratamiento adecuado y la implicación de la familia puede mejorar la calidad de vida de las personas pacientes.

Información destacada

¿Qué debes tener en cuenta si cuidas de alguien que sufre asperger?

Las personas con síndrome de Asperger pueden presentar diferentes necesidades según la edad, el entorno o la conciencia que tengan de sus dificultades. Es por ello que es necesario que dispongan de un programa personalizado que dé respuesta a cada caso concreto.

El objetivo de estos programas personalizados pretende:

  • Promover una mejor adaptación de los pacientes
  • Desarrollar las habilidades sociales, teniendo en cuenta sus intereses y motivaciones  
  • Mejorar la comunicación familiar
  • Establecer rutinas
  • Favorecer el desarrollo cognitivo
  • Afrontar la disfunción sensorial

Es importante tratar su desarrollo desde diferentes disciplinas. Estas pueden incluir tratamientos cognitivos, programas de habilidades sociales y terapia ocupacional para el paciente. También hay que tener en cuenta pautas sobre cómo resolver conflictos y cómo gestionar grupos psicoeducativos para las familias o los cuidadores.

En la edad infantil, desde el punto de vista afectivo y emocional, es importante aprender a identificar las señales de alarma en el estado de ánimo. Así podemos prevenir dificultades en el manejo de la rabia y la baja tolerancia a la frustración, ya que son pacientes con una elevada sensibilidad a la crítica. En este sentido es necesario evitar el castigo tanto como sea posible y establecer más refuerzos positivos.

Todas estas pautas deben establecerse en un espacio en que las diferencias que presenta el niño o adolescente sean valoradas positivamente, y se comprendan sus limitaciones, pero también sus posibilidades y los aspectos positivos.

En la edad adulta, muchas de estas características se mantienen, puesto que el síndrome de Asperger no tiene cura. De todos modos, un tratamiento personalizado, la implicación de la familia y una buena comunicación con los profesionales pueden permitir una mejor calidad de vida.

 
Enfermedades relacionadas
 
Profesionales relacionados
Dr. Josep Antoni
Ramos Quiroga
Investigador Principal
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Psiquiatría
Investigador Principal
Psiquiatría
Dr. José
Álvarez Sabín
Jefe de Servicio
Neurología
Sr. Albert
Cortés Borra
Supervisora de Enfermería
Pediatría
Dr. Josep
Gámez
Jefe de Sección
Neurología
Investigador Principal
Sistema nervioso periférico
Dra. Amanda
Rodriguez Urrutia
Investigadora
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Investigadora
Psiquiatría
Dra. Maria Pilar
Lusilla Palacios
Dra. Raquel
Vidal Estrada
Dr. Quique
Pérez
Dra. Mar
Ramos Gascon
Dra. Maria
Salvadó
Investigadora
Sistema nervioso periférico
Investigadora
Neurología
Dra. Marta
Torres Ferrús
Investigadora
Cefalea y dolor neurológico
Investigadora
Neurología
Sra. Carmen
Simón Rodríguez
Asistenta Social
Psiquiatría
Noticias y actividades