Un tercio de los agresores de los pacientes atendidos por violencia sexual por la Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia de Vall d’Hebron (Equipo EMMA) son menores de edad

La Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia (Equipo EMMA) atiende a 341 pacientes en el último año, 34 más que el año anterior; la mayoría (un 79%), víctimas de violencia sexual.

08/11/2022

Una niña o una adolescente víctima de violencia sexual de 13 años es el perfil mayoritario de los y las pacientes atendidas durante el último año por la Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia (Equipo EMMA) del Hospital Universitari Vall d’Hebron, que hoy ha presentado su balance anual. Entre noviembre de 2021 y noviembre de 2022, el Equipo EMMA ha atendido a un total de 341 pacientes, frente a los 307 del mismo periodo del año anterior, la mayoría víctimas de violencia sexual (79%), ya que el Equipo EMMA es el dispositivo referente para niños y adolescentes víctimas de violencia sexual en Barcelona ciudad. Del resto, un 15,5% habían sufrido violencia física y un 3% negligencia en la cura de los niños.

Son las niñas y las adolescentes las que más sufren la violencia sexual –en un 87%, frente al 13% de niños y adolescentes de género masculino atendidos por el Equipo EMMA–, mayores de 13 años en un 42% y con edades comprendidas entre los 8 y los 12 años en un 34%, frente a un 23,5% de menores de siete años. “Este año hemos detectado un importante porcentaje de las agresiones entre iguales, especialmente en los adolescentes, y un tercio de los agresores son menores de edad. Esto no quiere decir que un tercio de los adolescentes sean agresores ni que hayamos detectado un aumento de las agresiones entre adolescentes, pero es un dato que hay que analizar”, apunta la Dra. Anna Fàbregas, del Servicio de Pediatría y coordinadora del Equipo EMMA.

Los agresores de los y las pacientes atendidos por el Equipo EMMA por violencia sexual entre noviembre de 2021 y noviembre de 2022 eran menores de 18 años en un 32% de los casos. La violencia sexual se produce de forma mayoritaria dentro del ámbito intrafamiliar (en un 50% de los casos). “Si la violencia sexual se produce fuera de la familia, en un 42% de las ocasiones lo ejerce un igual de la víctima, entendido como alguien de una edad parecida, mientras que, si es en el núcleo familiar, en un 34% de los casos el agresor es el padre, seguido de los primos en un 17%”, añade la Dra. Anna Fàbregas. Un 83% de los agresores de violencia sexual son familiares o conocidos del niño, niña o adolescente.

“La violencia sexual entre iguales, sobre todo cuando hablamos de chicos y chicas, es un fenómeno complejo, en el cual intervienen múltiples factores”, explica Giuliana Rios, trabajadora social sanitaria del Equipo EMMA. En él influye el acceso a la pornografía cada vez a edades más tempranas –a los ocho años se produce el primer acceso, según un estudio de la Universitat de les Illes Balears, a partir de los 14 años el consumo se generaliza–, pero también la falta de educación afectivo-sexual y otros factores como el entorno social, el perfil psicológico (impulsividad, falta de empatía o agresividad) y la exposición de forma prematura a conductas sexuales inapropiadas por su edad. “La comunicación verbal tiene que acompañar siempre los sistemas de control que los padres ejerzan sobre los contenidos que sus hijos consumen a través de los dispositivos móviles”, apunta Giuliana Rios.

La educación afectivo-sexual implica ayudar al niño o niña a poner nombre real a las partes íntimas del cuerpo desde la primera niñez (pechos, vulva, culo y pene), enseñarles que nadie se los puede tocar excepto, según la edad, en momentos como el baño o las visitas médicas, ayudarles a identificar qué situaciones pueden ser de riesgo y respetar el derecho de los niños a no querer hacer abrazos, besos u otras muestras de afecto si no lo quieren. También resulta importante la educación tecnológica para tratar de prevenir el ciberacoso. Este año, el Equipo EMMA ha editado la guía Estamos a tu lado, que orienta a las familias con menores de edad víctimas de violencia sexual y también establece pautas y recursos educativos sobre cómo trabajar la educación afectivo-sexual desde casa.

Campaña de concienciación con el eslogan ‘No dejemos que sea un secreto’

“Es crucial educar a los niños y adolescentes para que diferencien los secretos buenos de los malos y hablar mejor de sorpresas, que siempre serán positivas, más que de secretos”, explica Mireia Forner, psicóloga clínica del Equipo EMMA. “Hace falta que los niños entiendan que si un secreto les hace sentir mal, no les deja dormir, les avergüenza o les perturba hace falta que lo compartan con alguien, en particular con un adulto de confianza. A menudo los agresores usan el concepto de secreto para manipular las víctimas y alargar en el tiempo las situaciones de violencia”, añade Mireia Forner. Por este motivo, el Hospital Universitari Vall d’Hebron ha puesto en marcha la campaña de concienciación #UnDeCadaCinc -1 de cada 5 niños, niñas y adolescentes son víctimas de violencia sexual, según el Consejo de Europa- con el eslogan ‘No dejemos que sea un secreto’. Con este eslogan, el Hospital Universitari Vall d’Hebron quiere contribuir a romper el círculo de silencio y dar herramientas a las familias y en las escuelas para evitar el crecimiento de este tipo de violencias, que proliferan si se mantienen ocultas por miedo, desconocimiento o vergüenza. La campaña, que se desarrollará a través de redes sociales y por las pantallas del Hospital, culminará el 20 de noviembre, Día Universal de los Derechos del Niño.

Atención integral con una visión no adultocéntrica y perspectiva de género

El Equipo EMMA nació en noviembre de 2020 del protocolo de actuación ante maltratos en la infancia y la adolescencia del Departamento de Salud. Trabaja de manera coordinada con los departamentos de Salud, Derechos Sociales (a través de la DGAIA -Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia-), Interior, Justicia y Educación. El Consorcio Sanitario de Barcelona impulsó la creación del Equipo EMMA, entendido como un equipo multidisciplinario de profesionales para atender a los niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia, que proporcionan una atención integral con una visión no adultocéntrica y perspectiva de género y potencian el tratamiento psicológico de las secuelas de la violencia sexual. Con esta filosofía, el Equipo EMMA se ha convertido en el dispositivo de referencia para los menores de 16 años que sufren violencia en Barcelona. Desde el pasado mes de marzo, el Hospital Universitari Vall d’Hebron centraliza la atención en las urgencias de los menores de 16 años que han sufrido violencia sexual.

Además, con la voluntad de llevar a cabo la atención de niños y adolescentes víctimas de violencia sexual bajo un mismo techo existe Barnahus, un proyecto impulsado por el Departamento de Derechos Sociales en coordinación con el de Salud, Educación, Justicia e interior. Desde el 2020 hay en marcha una prueba piloto en Tarragona y en un espacio que parece un hogar un equipo psicosocial atiende a las víctimas y las familias para evitar que tengan que recurrir a las distintas instancias que intervienen en estos procesos (comisaría, juzgado, servicio de infancia, centro médico...).

En origen, el Equipo EMMA empezó a funcionar con un equipo multidisciplinario de tres profesionales: la Dra. Anna Fàbregas, Mireia Forner y Giuliana Rios, además de una ginecóloga referente especialista en infancia y adolescencia y una administrativa. En la actualidad, el equipo cuenta con dos pediatras, dos psicólogas clínicas, tres trabajadoras sociales sanitarias y una administrativa para dar respuesta al alto volumen de peticiones de visita.

Las niñas y adolescentes son las que más sufren violencia sexual, son el 87%

Compártelo:
Professionals

Subscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Hospital Universitari Vall d'Hebron - Institut Català de la Salut.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento.
Procedencia: El propio interesado.