Infórmate de las enfermedades en las que estamos especializados

Infección de orina

infecció d'orina Vall d'Hebron

 

La infección de orina se define como la presencia de bacterias en las vías urinarias, vías que normalmente están libres de las mismas, junto a manifestaciones inflamatorias, como son la fiebre o el dolor local.

Básicamente la infección de orina se divide entre infección de vías bajas (vejiga de la orina, uretra) o infección de orina alta, que afecta a un riñón o a ambos. En este caso se habla de pielonefritis.

 

 

 

Información destacada

La infección de orina de vías bajas se caracteriza por dolor local, que aumenta con el acto de orinar, y a veces también por la emisión de orina a veces turbia, a veces oscura, y generalmente sin fiebre.

La infección de orina de vías altas (pielonefritis) se caracteriza por fiebre alta, dolor local importante en la región lumbar y dolor o molestias que acompañan a la micción.

 

Los síntomas:

La infección de orina se caracteriza por la presencia de dolor local (parte baja del abdomen o bien en la zona lumbar), que aumenta al orinar, con emisión de orina muchas veces turbia o bien oscura en el caso de que contenga hematíes. Puede haber fiebre alta, sobre todo si se trata de una pielonefritis (infección de orina de vías altas).

 

¿A quién afecta la enfermedad?

Puede afectar a todas a todas las edades, desde la primera infancia a la ancianidad. Es algo más frecuente en el sexo femenino, y existen factores que la favorecen (embarazo en el caso de la mujer o aumento del tamaño de la próstata en el caso del hombre) así como anomalías urológicas (malformación preexistente o presencia de litiasis renal).

 

El diagnóstico

El diagnóstico de infección de orina se realiza mediante el examen de la orina al microscopio (sedimento) para ver si contiene leucocitos y/o bacterias y mediante el cultivo microbiológico de la misma para ver si crece el germen causante, identificarlo y determinar el antibiótico más adecuado para el tratamiento (antibiograma).

 

El tratamiento habitual

El tratamiento de la infección urinaria es generalmente antibiótico. En el caso de infección baja suele ser un tratamiento oral. En el caso de infección alta (pielonefritis) suele ser endovenoso, pero en algunos casos puede hacerse el tratamiento ambulatorio por vía oral.

 

Las pruebas más habituales

Las pruebas habituales son el sedimento y cultivo de la orina (urocultivo con antibiograma). Puede estar indicada la práctica de una ecografía para ver el riñón y la vía urinaria e identificar obstrucciones o litiasis que pueden haber favorecido la infección.

La ecografía permite también evaluar el estado de los riñones. Está indicada también la práctica de una analítica general para ver la repercusión de la infección urinaria en el organismo y específicamente en la función renal.

 

Prevención 

La infección de orina se previene con micciones frecuentes (cada 2-3 horas) y,  sobre todo, evitando el hábito de no aguantarse la orina, acudiendo al lavabo al notar la sensación de vejiga llena, sin esperar demasiado tiempo.

 

Por centros

Hospital General

Dónde se encuentra

Hospital Infantil y Hospital de la Mujer

Dónde se encuentra

Servicios transversales

Dónde se encuentra
     
Profesionales relacionados
Dr. Daniel
Seron Micas
Jefe de Servicio
Nefrología
Dr. Antonio
Gil Moreno
Jefe de Servicio
Ginecología
Investigación Biomédica en Ginecología
Sra. Julia
Salvador Lodosa
Supervisora de Enfermería
Medicina Interna
Dr. Andrés
Antón Pagarolas
Sra. Adela
Amat Huerta
Supervisora de Enfermería
Urología
Dr. Juan José
González López
Sr. Albert
Cortés Borra
Supervisor de Enfermería
Pediatría
Sra. Carmen
Ferrer Barbera
Supervisora de Enfermería
Enfermedades Infecciosas
Dr. Mateu
Espasa Soley
Responsable/Coordinador
Microbiología
Sra. Ana Elena
Ruiz Alcaraz
Supervisora de Enfermería
Medicina Interna
Dr. Fernando
Salvador Vélez
Dra. Miriam
Almirall Bernabé
Médico
Medicina Interna
Dr. Israel
Molina Romero
Médico
Enfermedades Infecciosas