La prevención es la mejor opción

Consejos de salud y normas sanitarias para viajeros internacionales

Viatges internacionals a Vall d'Hebron

En los últimos años se ha producido un gran incremento del número de personas que viajan a países exóticos o tropicales. Esto provoca que muchas de ellas estén en contacto con enfermedades infecciosas diferentes a las de su entorno habitual, lo que puede suponer un riesgo importante para su salud. Con el fin de poder adoptar las medidas pertinentes, es necesario que el viajero conozca los riesgos a que puede estar expuesto.

Información destacada

¿Qué debes tener en cuenta si tú o alguna persona de tu entorno próximo tiene previsto hacer un viaje internacional?

La Organización Mundial de la Salud tiene como objetivo la prevención de la propagación internacional de las enfermedades infecciosas. Por esta razón se difunden recomendaciones para contribuir a prevenir estas enfermedades y para sugerir las vacunas necesarias en función de las características del viaje. Es importante tener en cuenta que la mayoría de estas enfermedades son evitables.

A la hora de planificar el viaje se recomienda tener en cuenta una serie de riesgos, para disfrutar del viaje con plena salud y prevenir cualquier infección. Hay que tener en cuenta:

  • Quién hará el viaje: la edad, el género, si se está embarazada, si se sufren enfermedades agudas o crónicas, inmunodepresiones como la infección por VIH, alergias y cuál es la medicación habitual.
  • Dónde se hará el viaje y qué itinerario se seguirá: país, zona y ruta.
  • Cuándo se iniciará y en qué época del año.
  • Cuál es el motivo por el que se viaja: laboral, turismo, aventura, etc.
  • Cómo es el viaje: libre u organizado.

 

Una vez se ha valorado el punto anterior se recomienda establecer una serie de medidas preventivas, recogidas en las tres etapas siguientes:

 

1.ª etapa: antes del viaje

  • Se debe planificar el viaje a zonas tropicales/subtropicales con bastante tiempo de antelación.
  • Siempre que sea posible, hay que considerar los aspectos médicos y/o otros aspectos relacionados con el viaje.
  • Hace falta preparar un botiquín básico (analgésicos, desinfectante, antidiarreico).
  • En caso de que se sufra una enfermedad crónica es importante llevar suficiente medicación y disponer de un informe médico.
  • Hay que contratar un seguro médico de viaje.

 

2.ª etapa: durante el viaje

1. Conviene tener en cuenta el estado de los alimentos y las bebidas, así como tomar ciertas medidas de higiene y de seguridad, como:

  • Lavarse las manos a menudo, antes de las comidas y cuando se va al baño.
  • Consumir, preferentemente, agua embotellada: las bebidas calientes y los refrescos envasados son más seguros.
  • No tomar cubitos de hielo de origen desconocido.
  • Tomar leche envasada y derivados debidamente higienizados.
  • Tener precaución con las pastas, los dulces y los helados.
  • Evitar el consumo de marisco y pescado crudo. Hay que tener en cuenta que, en algunas regiones, el consumo de pescado cocinado también se considera un riesgo.
  • Los alimentos tienen que estar suficientemente cocinados y se deben servir calientes.
  • Vigilar con las salsas y los preparados que contengan huevo crudo.
  • La fruta se tendría que pelar personalmente y las verduras se tienen que consumir cocidas.
  • Se recomienda evitar el consumo de los alimentos de venta ambulante.

 

2. Es necesario tener presentes los factores climatológicos y físicos: 

  • La exposición al sol en algunos países tropicales puede provocar insolación, por eso se recomienda utilizar filtros de protección solar (cremas solares, gorras, gafas con protección UV, etc.).
  • La exposición a elevadas temperaturas y la humedad puede provocar deshidratación. Por este motivo se recomienda beber agua en abundancia.
  • La estancia en zonas de gran altitud puede ser peligrosa para personas con afectaciones cardíaca y pulmonar. También hay que considerar que se tiene que hacer un ascenso progresivo para una mejor aclimatación.
  • Los baños en ríos y lagos pueden predisponer a sufrir enfermedades parasitarias.
  • Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de muerte en los países de baja renta per cápita. Por lo tanto, hay que extremar tanto como se puedan las medidas de precaución.

 

3. Se recomienda considerar la presencia de insectos y otros animales (se tienen que adoptar medidas de protección o de barrera):

  • En estancias al exterior, por la noche y de madrugada se recomienda el uso de ropa de manga larga, colores claros y reducir el uso de perfumes para evitar, tanto como sea posible, atraer a los mosquitos. En las partes del cuerpo desprotegidas se deben utilizar repelentes de insectos que contengan DEET (N,N-Dietil-m-toluamida) cada 6 h o con frecuencia.
  • En estancias en el interior conviene utilizar espráis, serpentinas antimosquitos y vaporizadores que contengan piretrinas. Se recomienda utilizar habitaciones que posean protección de telas metálicas en puertas y ventanas, así como de mosquiteros alrededor de la cama. Siempre que sea posible, se recomienda el alojamiento en habitaciones que dispongan de aire acondicionado.
  • Se tiene que evitar el contacto con cualquier tipo de animales, ya que podrían estar exentos de controles sanitarios. Por eso se recomienda llevar calzado cerrado frente al posible riesgo de mordeduras (como por ejemplo de serpientes o animales semejantes).

 

4. Hay que tener en cuenta el trastorno de horario (“jet lag”)

  • El trastorno de horario consiste en una serie de síntomas físicos y psíquicos asociados a los cambios de horario.
  • Los síntomas que pueden aparecer son insomnio, irritabilidad, pérdida del apetito y agotamiento. Este factor incide tanto en la ida como en la vuelta del viaje.

 

5. No se debe olvidar la prevención de las enfermedades de transmisión sexual

  • El medio más eficaz para evitar cualquier enfermedad de transmisión sexual es el preservativo.

 

6. Es importante respetar la cultura y las costumbres de los países que se visitarán

 

3.ª etapa: después del viaje

En caso de que la persona que ha viajado presente algún problema de salud después de haber vuelto del viaje o durante el viaje, es aconsejable que reciba una valoración médica (en el CAP o en un centro especializado del viajero).

Asimismo, se recomienda pasar una evaluación médica al cabo de tres meses de haber llevado a cabo algún viaje, ya que hay enfermedades que no se manifiestan inmediatamente. También se deberá informar al personal sanitario de que se ha realizado un viaje a una zona tropical hasta 12 meses después de haberlo hecho.

 

Otras educaciones sanitarias vinculadas

Departamento de Salud:

 

Organización Mundial de la Salud

 
Enfermedades relacionadas
  
Noticias y actividades
Descubre más