La prevención es la mejor opción

Consejos de salud para prevenir y detectar la infección del virus del papiloma humano

Virus del papil·loma humà a Vall d'Hebron

La infección genital por el virus del papiloma humano (VPH) es la infección de transmisión sexual más frecuente entre las personas sexualmente activas. Se trata de un grupo de virus que infecta la piel y las mucosas. Cualquier persona sexualmente activa puede estar en riesgo de infectarse con estos virus. Por lo tanto, es imprescindible la utilización correcta y regular del preservativo en las prácticas sexuales.

Información destacada

¿Qué debes tener en cuenta si tienes el virus del papiloma humano?

La infección por VPH puede producir, mayoritariamente:

  • Lesiones benignas: como verrugas cutáneas y genitales
  • Lesiones malignas: como algunos tipos de cáncer, por ejemplo cáncer de cuello uterino o cérvix, de pene, de vulva o ano. Estas lesiones se dan con menos frecuencia. 

Es posible que las personas no sepan que están infectadas por el virus porque no presentan ninguna lesión o porque tienen lesiones difíciles de ver; además, la mayoría de lesiones desaparecen completamente sin afectación.

Generalmente, el VPH se transmite mediante relaciones sexuales no protegidas (orales, anales y vaginales), con o sin penetración, con una persona que esté infectada, aunque dicha persona no presente ningún síntoma.

Por lo tanto, es imprescindible utilizar correctamente el preservativo en las prácticas sexuales. Esta protección no es del 100%, ya que las zonas que no se pueden cubrir con el preservativo quedarán desprotegidas. Asimismo, es importante subrayar que pueden pasar meses entre el contagio y la aparición de los síntomas, por ello es muy difícil establecer cuándo se produjo el contagio.

El VPH que puede causar cáncer es posible que, inicialmente, no dé ningún síntoma ni provoque ninguna lesión aparente, y se detecta mediante pruebas específicas (como el Papanicolau o la citología cervicovaginal). 

La infección por el VPH del cuello uterino y el ano puede llegar a ser grave y, por lo tanto, se tiene que diagnosticar y tratar cuanto antes para evitar que evolucione y se convierta en un cáncer de cuello uterino o rectal. No es recomendable hacer una prueba rutinaria de VPH.

Algunas medidas para evitar el contagio de las verrugas a otras zonas del cuerpo y a otras personas son:

  • Si aparece alguna lesión en la zona, es necesario dirigirse a un profesional sanitario especializado.
  • Las lesiones no se tienen que rascar; si se ha tocado esta zona del cuerpo, es necesario lavarse bien las manos.
  • Hay que mantener una buena higiene y evitar la humedad.
  • Si una persona tiene verrugas, es importante que lo comunique a su pareja o parejas sexuales, para tomar medidas de protección en las relaciones sexuales y para que la pareja sea evaluada por un profesional y reciba el tratamiento adecuado si es necesario.

La infección de algunos tipos de VPH se puede prevenir con vacunas (es recomendable administrarlas antes de iniciar las relaciones sexuales). Actualmente, se financia la vacuna en el marco del programa de vacunaciones sistemáticas en niñas de sexto de primaria.

A pesar de la vacunación, se debe seguir el protocolo de cribado del cáncer de cuello de matriz recomendado. El objetivo es prevenir las lesiones malignas en el trato genital asociadas al virus. La vacuna protege contra las infecciones del virus, que causan el 70% de los cánceres de cérvix y el 90% de las verrugas genitales.

 

Otras educaciones sanitarias vinculadas

 
Enfermedades relacionadas
 
Profesionales relacionados
Sra. Carmen
Ferrer Barbera
Supervisora d'Infermeria
Enfermedades Infecciosas
Dr. Vicenç
Falcó Ferrer
Médico
Enfermedades Infecciosas
Sra. Desideria
Martinez Rascon
Enfermero/a
Enfermedades Infecciosas
Noticias y actividades
Descubre más